Ley integral de transexualidad. Andalucía quiere volver a la vanguardia

Opinión

ata_en_el_parlamento_andaluzLey integral de transexualidad. Andalucía quiere volver a la vanguardia

J. Canalón

El parlamento andaluz ha hecho unánime su aplauso al colectivo transexual con un proyecto de ley lo suficientemente descafeinado como para impedir que el electorado católico se atrinchere, fusil en mano, en la ermita de su pueblo o (mucho más probable) convoque una jornada de movilizaciones a través de la Conferencia Episcopal (rueda de prensa con comentarios previsiblemente desafortunados incluida) y lo suficientemente progresista como para conseguir que la multicolor ondee orgullosa a manos del colectivo LGTB, que exhibe en tono de triunfo una de sus grandes conquistas. El tema a destacar de esta noticia, o al menos en el que voy a centrarme, no es la fuerza del lobby gay en nuestras instituciones, ni las tácticas empleadas por la Junta para distraernos de la difícil realidad económica que atraviesan las familias al sur de Sierra Morena, ni los intentos de Bonilla por parecer un tipo moderno elegible para ocupar el trono de San Telmo, sino el atraso social de una Andalucía que, a pesar o a consecuencia de votar a la izquierda (trataré de analizarlo en otra ocasión), es esencialmente conservadora en muchos aspectos, haciendo irreconocible una tierra antaño apreciada por su prosperidad económica y por un nivel científico y social a la vanguardia del mundo conocido. Este proyecto de ley implica el derecho a la autodeterminación de género, es decir, la libertad del individuo para decidir o mejor dicho, dar a conocer a la sociedad cuál es su realidad, si es hombre o mujer, y exigir un reconocimiento institucional que se traduce no solo en términos de reconocimiento nominal, sino además, en la posibilidad de los alumnos de elegir el tipo de uniforme escolar apropiado a su condición (masculino o femenino) y la asistencia educativa, social, familiar y sanitaria en todo momento a las personas inmersas en el proceso de adecuación física a su realidad interna, entre otras medidas. El Partido Popular, ha mantenido una postura prudente y Juanma Bonilla ha creído apropiado desligarse de los sectores reaccionarios, para conectar con el potencial votante procedente de los sectores moderados del espectro político, que se muestran descontentos con la gestión del ejecutivo socialista pero que aún no han cedido a las insinuaciones del partido del albatros. No querían quedarse fuera de uno de los avances en materia social más destacado de nuestros días, cuya relevancia excede nuestras fronteras al presentar una ley puntera en el reconocimiento de las libertades individuales a nivel mundial. Andalucía convive en estos días con dos tendencias opuestas que se desarrollan paralelamente, por un lado se desangra en la hemorragia económica que ha supuesto la crisis, agravada además por un modelo productivo extremadamente frágil y por otro lado, trata de situarse a la cabeza en materia social, con una batería de medidas que tratan de frenar la inercia regresiva que se extiende desde Madrid y algunas de inspiración propia, como el plan de vivienda o este reconocimiento al derecho a la autodeterminación de género. Con respecto al primer tema, no parece algo novedoso, pues creemos ser el eterno vecino pobre de nuestros compatriotas peninsulares y comunitarios, en otra ocasión demostraremos que esto es falso, con respecto al segundo, el hecho de ser punteros socialmente nos causa una sensación de sorpresa, un cambio en la tendencia de la sociedad andaluza, históricamente relacionada con la pobreza, la capilla, el caciquismo, el señorito, el latifundio y el atraso, elementos que sugieren la falta de acceso general al conocimiento que circulaba por las aulas de Europa central, diezmándose en su camino hacia el sur. Creemos que estamos en un punto de inflexión, rumbo a una realidad que nunca antes había conocido nuestra tierra. La historia nos demuestra todo lo contrario, las aguas que saciaron a los primeros hombres que crearon una comunidad en Europa occidental con un nivel de desarrollo suficiente como para poder ser llamada civilización, no fueron las del romántico Sena, el bélico Rin o el eterno Támesis, sino las meridionales aguas del Guadalquivir. Mientras nuestros vecinos del norte, hoy a la cabeza del progreso, se ocupaban en desollar alimañas del bosque para calentarse la piel con sus pellejos y el estómago con sus vísceras, la bética Tartessos era admirada por las culturas del mediterráneo, ocupando las líneas de autores como Estrabón, Plinio o Herótodo que cubrían de alabanzas a las gentes del sur de la península ibérica por su riqueza, sabiduría, pacifismo y desarrollo. Siglos más adelante, la vida de cualquier teutón o franco, podía escapárseles de las manos a su cirujano barbero durante la extracción de una muela, cuya complicación se solucionaba con sangrías y oraciones, mientras los médicos andalusíes operaban con precisión a sus pacientes de cataratas. La vanguardia europea históricamente ha hablado con acento andaluz, hasta que la nobleza castellana, la Iglesia, la intransigencia, el honor y Flandes, hicieron yerma nuestra fértil tierra con una estructura social e institucional que oxidaron la historia y realidad andaluza hasta encontrarnos en el punto actual. Recordemos que incluso el liberalismo en España y las experiencias políticas más progresistas, vinieron de la mano de andaluces como Mendizábal, Salmerón, Castelar, Alcalá Zamora, Victoria Kent, Lerroux o Martínez Barrio. Por lo tanto, el atraso social andaluz ha sido un largo paréntesis en nuestra historia, pero tan solo eso, vivimos en una tierra destinada en su origen a deslumbrar al mundo con su riqueza cultural e intelectual, Manuel de Falla, los hermanos Machado, Maimónides, Séneca, Averroes, Juan Ramón Jiménez y un interminable y exquisito etcétera demuestran que en el mundo de las artes, las letras, las ciencias y las libertades, hay espacio de sobra para el verde y blanco.

Sobre los derechos del colectivo LGTBArtículo publicado en almeria360.com: Sobre los derechos del colectivo LGTB http://almeria360.com/opinion/03072014_sobre-los-derechos-del-colectivo-lgtb_111554.html

Artículo publicado en almeria360.com: Ley integral de transexualidad. Andalucía quiere volver a la vanguardia http://almeria360.com/opinion/06072014_ley-integral-de-transexualidad-andalucia-quiere-volver-la-vanguardia_111730.html

Como andalucista he de reconocer que en España y especialmente en Andalucía tenemos una buena situación legislativa en lo referente a los derechos del colectivo LGTB, la legalización del matrimonio homosexual, junto con la intención de la Junta de Andalucía de seguir atendiendo las necesidades de las personas transexuales, parecen ir en ese sentido. Pese a que la Ley reconoce el derecho a tener hijos, adoptar e incluso recurrir a la inseminación artificial, hay lagunas de la ley que no permiten a un hijo tener dos padres o dos madres, por lo tanto es necesario regular esta posibilidad para que el derecho a formar una familia sea una realidad. Tampoco podemos olvidar que formamos parte de la Unión Europea y que, a pesar de que se condena toda discriminación, incluida la discriminación por razones de sexo, ni se respetan plenamente los derechos de los homosexuales en todos los países de la UE, ni reconocen los mismos derechos a las personas LGTB. Es necesario legislar para que en toda la UE se reconozcan al menos, los derechos del país de origen de los ciudadanos. En estos tiempos de crisis que estamos viviendo, en los que los andaluces nos vemos obligados a emigrar para tener un trabajo que nos permita vivir, puede darse el caso de que una familia homoparental pierda todos sus derechos e incluso pase a ser ilegal en el país al que migran, o van de vacaciones. Se trata nada más y nada menos que de los Derechos Fundamentales de las personas. Desde el Partido andalucista de Almería, instamos al Parlamento Europeo, al Consejo Europeo y a todos los Gobiernos, incluidos el Gobierno de Andalucía y el Gobierno de España, a que se impliquen en la labor de que se reconozcan los Derechos Fundamentales a todas las personas de Europa, independientemente del país en el que se encuentren. Pero aún existe un grave problema de homofobia en España. Durante el año pasado en esta país se produjeron más de 1200 denuncias por delitos de odio, más de 400 por homofobia, por delante del racismo y las agresiones a discapacitados. En Almería, coincidiendo con el Día del Orgullo LGTB, una pareja fue víctima de un grave acto de violencia por homofobia, con el agravante de que uno de los agredidos tiene una grave enfermedad degenerativa y es septuagenario y el otro agredido ronda los sesenta años. Es paradójico que después de la agresión, mientras los agredidos tuvieron que ir al Hospital para que les dieran el tratamiento de urgencia y el correspondiente parte de lesiones que adjuntar a la denuncia, los presuntos autores, aunque identificados por testigos y por la propia policía, pudieron tomarse una cerveza sentados al fresquito de una terraza. Desde el Partido andalucista de Almería luchamos por una ciudad saludable, en la que la convivencia sea enriquecedora, en lugar de originar estrés y daños contra la integridad física y los Derechos Fundamentales de las personas. Luis J. Pasamar es secretario de política municipal del PA.

Artículo publicado en almeria360.com: Sobre los derechos del colectivo LGTB http://almeria360.com/opinion/03072014_sobre-los-derechos-del-colectivo-lgtb_111554.html

fotografia.doEl Parlamento estrenó el Escaño 110 con el debate de una Iniciativa Legislativa Popular sobre reforma de la Ley Electoral de Andalucía

Fecha de la noticia: 25/06/2014

El Pleno del Parlamento de Andalucía ha aprobado hoy por unanimidad la proposición de ley, presentada por los grupos parlamentarios IULV-CA y Socialista, para la no discriminación por motivos de género y reconocimiento de los derechos de las personas transexuales, una normativa que pretende dar respuesta a las demandas planteadas por este colectivo para ampliar la regulación más allá de la rectificación registral de la mención de sexo y nombre propio en el Registro Civil, que desde 2007 permite la legislación estatal. Representantes de este colectivo asistieron desde la tribuna de invitados al debate, en el que participaron las diputadas Alba Doblas, del Grupo IULV-CA; Soledad Pérez, del Socialista, y Esperanza Oña, del Popular.

La sesión plenaria comenzó con el debate de toma en consideración de una Iniciativa Legislativa Popular para la reforma de la Ley Electoral de Andalucía. Este punto ha supuesto un hito histórico en el Parlamento, ya que por primera vez se ha utilizado el conocido como Escaño 110, por el cual Martín de la Herrán, miembro del comité promotor de la iniciativa ciudadana, ha podido defender ante el hemiciclo su propuesta. Tras el debate con los grupos parlamentarios, la iniciativa planteada no fue tomada en consideración por la Cámara.

El Pleno ha acordado además convalidar el Decreto Ley de medidas extraordinarias y urgentes para la inclusión social a través del empleo y el fomento de la solidaridad en Andalucía, que beneficiará a más de 160.000 personas y que destinará unos recursos adicionales de más de 64 millones a paliar el impacto de la crisis económica en los colectivos más vulnerables de la Comunidad Autónoma, especialmente la personas desempleadas que no reciben ninguna prestación y las familias con todos sus miembros en paro. Este texto no se tramitará como proyecto de ley, como solicitó el Grupo Popular. Además, se ha acordado también la concesión de una nueva prórroga del plazo para la realización del cometido del Grupo de Trabajo relativo al análisis y revisión de la situación y medidas para la promoción de la igualdad de género y contra la violencia de género en Andalucía, de modo que dicho plazo se extienda hasta el final del próximo período de sesiones.

Además de estos puntos, el Pleno ha asistido a tres comparecencias de consejeros de la Junta de Andalucía. La titular de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, ha informado acerca del el desarrollo del Plan de Mejora de las Unidades de Urgencias Hospitalarias del Sistema Sanitario Público de Andalucía. El consejero de Presidencia, Manuel Jiménez Barrios, ha realizado por su parte un balance general de la actividad y resultados del Gobierno andaluz durante este periodo de sesiones. Por último, el titular de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, José Sánchez Maldonado, ha informado sobre el futuro de las energías renovables en Andalucía tras la aprobación por parte del Gobierno de España del Real Decreto 413/2014, de 6 de junio, y demás normas que han puesto en peligro las inversiones y el empleo vinculados a este sector estratégico para nuestra Comunidad.

http://www.parlamentodeandalucia.es/webdinamica/portal-web-parlamento/actualidad/comunicadosdeprensa.do?id=94253

El parlamento andaluz ha hecho unánime su aplauso al colectivo transexual con un proyecto de ley lo suficientemente descafeinado como para impedir que el electorado católico se atrinchere, fusil en mano, en la ermita de su pueblo o (mucho más probable) convoque una jornada de movilizaciones a través de la Conferencia Episcopal (rueda de prensa con comentarios previsiblemente desafortunados incluida) y lo suficientemente progresista como para conseguir que la multicolor ondee orgullosa a manos del colectivo LGTB, que exhibe en tono de triunfo una de sus grandes conquistas. El tema a destacar de esta noticia, o al menos en el que voy a centrarme, no es la fuerza del lobby gay en nuestras instituciones, ni las tácticas empleadas por la Junta para distraernos de la difícil realidad económica que atraviesan las familias al sur de Sierra Morena, ni los intentos de Bonilla por parecer un tipo moderno elegible para ocupar el trono de San Telmo, sino el atraso social de una Andalucía que, a pesar o a consecuencia de votar a la izquierda (trataré de analizarlo en otra ocasión), es esencialmente conservadora en muchos aspectos, haciendo irreconocible una tierra antaño apreciada por su prosperidad económica y por un nivel científico y social a la vanguardia del mundo conocido. Este proyecto de ley implica el derecho a la autodeterminación de género, es decir, la libertad del individuo para decidir o mejor dicho, dar a conocer a la sociedad cuál es su realidad, si es hombre o mujer, y exigir un reconocimiento institucional que se traduce no solo en términos de reconocimiento nominal, sino además, en la posibilidad de los alumnos de elegir el tipo de uniforme escolar apropiado a su condición (masculino o femenino) y la asistencia educativa, social, familiar y sanitaria en todo momento a las personas inmersas en el proceso de adecuación física a su realidad interna, entre otras medidas. El Partido Popular, ha mantenido una postura prudente y Juanma Bonilla ha creído apropiado desligarse de los sectores reaccionarios, para conectar con el potencial votante procedente de los sectores moderados del espectro político, que se muestran descontentos con la gestión del ejecutivo socialista pero que aún no han cedido a las insinuaciones del partido del albatros. No querían quedarse fuera de uno de los avances en materia social más destacado de nuestros días, cuya relevancia excede nuestras fronteras al presentar una ley puntera en el reconocimiento de las libertades individuales a nivel mundial. Andalucía convive en estos días con dos tendencias opuestas que se desarrollan paralelamente, por un lado se desangra en la hemorragia económica que ha supuesto la crisis, agravada además por un modelo productivo extremadamente frágil y por otro lado, trata de situarse a la cabeza en materia social, con una batería de medidas que tratan de frenar la inercia regresiva que se extiende desde Madrid y algunas de inspiración propia, como el plan de vivienda o este reconocimiento al derecho a la autodeterminación de género. Con respecto al primer tema, no parece algo novedoso, pues creemos ser el eterno vecino pobre de nuestros compatriotas peninsulares y comunitarios, en otra ocasión demostraremos que esto es falso, con respecto al segundo, el hecho de ser punteros socialmente nos causa una sensación de sorpresa, un cambio en la tendencia de la sociedad andaluza, históricamente relacionada con la pobreza, la capilla, el caciquismo, el señorito, el latifundio y el atraso, elementos que sugieren la falta de acceso general al conocimiento que circulaba por las aulas de Europa central, diezmándose en su camino hacia el sur. Creemos que estamos en un punto de inflexión, rumbo a una realidad que nunca antes había conocido nuestra tierra. La historia nos demuestra todo lo contrario, las aguas que saciaron a los primeros hombres que crearon una comunidad en Europa occidental con un nivel de desarrollo suficiente como para poder ser llamada civilización, no fueron las del romántico Sena, el bélico Rin o el eterno Támesis, sino las meridionales aguas del Guadalquivir. Mientras nuestros vecinos del norte, hoy a la cabeza del progreso, se ocupaban en desollar alimañas del bosque para calentarse la piel con sus pellejos y el estómago con sus vísceras, la bética Tartessos era admirada por las culturas del mediterráneo, ocupando las líneas de autores como Estrabón, Plinio o Herótodo que cubrían de alabanzas a las gentes del sur de la península ibérica por su riqueza, sabiduría, pacifismo y desarrollo. Siglos más adelante, la vida de cualquier teutón o franco, podía escapárseles de las manos a su cirujano barbero durante la extracción de una muela, cuya complicación se solucionaba con sangrías y oraciones, mientras los médicos andalusíes operaban con precisión a sus pacientes de cataratas. La vanguardia europea históricamente ha hablado con acento andaluz, hasta que la nobleza castellana, la Iglesia, la intransigencia, el honor y Flandes, hicieron yerma nuestra fértil tierra con una estructura social e institucional que oxidaron la historia y realidad andaluza hasta encontrarnos en el punto actual. Recordemos que incluso el liberalismo en España y las experiencias políticas más progresistas, vinieron de la mano de andaluces como Mendizábal, Salmerón, Castelar, Alcalá Zamora, Victoria Kent, Lerroux o Martínez Barrio. Por lo tanto, el atraso social andaluz ha sido un largo paréntesis en nuestra historia, pero tan solo eso, vivimos en una tierra destinada en su origen a deslumbrar al mundo con su riqueza cultural e intelectual, Manuel de Falla, los hermanos Machado, Maimónides, Séneca, Averroes, Juan Ramón Jiménez y un interminable y exquisito etcétera demuestran que en el mundo de las artes, las letras, las ciencias y las libertades, hay espacio de sobra para el verde y blanco.

Artículo publicado en almeria360.com: Ley integral de transexualidad. Andalucía quiere volver a la vanguardia http://almeria360.com/opinion/06072014_ley-integral-de-transexualidad-andalucia-quiere-volver-la-vanguardia_111730.html

El parlamento andaluz ha hecho unánime su aplauso al colectivo transexual con un proyecto de ley lo suficientemente descafeinado como para impedir que el electorado católico se atrinchere, fusil en mano, en la ermita de su pueblo o (mucho más probable) convoque una jornada de movilizaciones a través de la Conferencia Episcopal (rueda de prensa con comentarios previsiblemente desafortunados incluida) y lo suficientemente progresista como para conseguir que la multicolor ondee orgullosa a manos del colectivo LGTB, que exhibe en tono de triunfo una de sus grandes conquistas. El tema a destacar de esta noticia, o al menos en el que voy a centrarme, no es la fuerza del lobby gay en nuestras instituciones, ni las tácticas empleadas por la Junta para distraernos de la difícil realidad económica que atraviesan las familias al sur de Sierra Morena, ni los intentos de Bonilla por parecer un tipo moderno elegible para ocupar el trono de San Telmo, sino el atraso social de una Andalucía que, a pesar o a consecuencia de votar a la izquierda (trataré de analizarlo en otra ocasión), es esencialmente conservadora en muchos aspectos, haciendo irreconocible una tierra antaño apreciada por su prosperidad económica y por un nivel científico y social a la vanguardia del mundo conocido. Este proyecto de ley implica el derecho a la autodeterminación de género, es decir, la libertad del individuo para decidir o mejor dicho, dar a conocer a la sociedad cuál es su realidad, si es hombre o mujer, y exigir un reconocimiento institucional que se traduce no solo en términos de reconocimiento nominal, sino además, en la posibilidad de los alumnos de elegir el tipo de uniforme escolar apropiado a su condición (masculino o femenino) y la asistencia educativa, social, familiar y sanitaria en todo momento a las personas inmersas en el proceso de adecuación física a su realidad interna, entre otras medidas. El Partido Popular, ha mantenido una postura prudente y Juanma Bonilla ha creído apropiado desligarse de los sectores reaccionarios, para conectar con el potencial votante procedente de los sectores moderados del espectro político, que se muestran descontentos con la gestión del ejecutivo socialista pero que aún no han cedido a las insinuaciones del partido del albatros. No querían quedarse fuera de uno de los avances en materia social más destacado de nuestros días, cuya relevancia excede nuestras fronteras al presentar una ley puntera en el reconocimiento de las libertades individuales a nivel mundial. Andalucía convive en estos días con dos tendencias opuestas que se desarrollan paralelamente, por un lado se desangra en la hemorragia económica que ha supuesto la crisis, agravada además por un modelo productivo extremadamente frágil y por otro lado, trata de situarse a la cabeza en materia social, con una batería de medidas que tratan de frenar la inercia regresiva que se extiende desde Madrid y algunas de inspiración propia, como el plan de vivienda o este reconocimiento al derecho a la autodeterminación de género. Con respecto al primer tema, no parece algo novedoso, pues creemos ser el eterno vecino pobre de nuestros compatriotas peninsulares y comunitarios, en otra ocasión demostraremos que esto es falso, con respecto al segundo, el hecho de ser punteros socialmente nos causa una sensación de sorpresa, un cambio en la tendencia de la sociedad andaluza, históricamente relacionada con la pobreza, la capilla, el caciquismo, el señorito, el latifundio y el atraso, elementos que sugieren la falta de acceso general al conocimiento que circulaba por las aulas de Europa central, diezmándose en su camino hacia el sur. Creemos que estamos en un punto de inflexión, rumbo a una realidad que nunca antes había conocido nuestra tierra. La historia nos demuestra todo lo contrario, las aguas que saciaron a los primeros hombres que crearon una comunidad en Europa occidental con un nivel de desarrollo suficiente como para poder ser llamada civilización, no fueron las del romántico Sena, el bélico Rin o el eterno Támesis, sino las meridionales aguas del Guadalquivir. Mientras nuestros vecinos del norte, hoy a la cabeza del progreso, se ocupaban en desollar alimañas del bosque para calentarse la piel con sus pellejos y el estómago con sus vísceras, la bética Tartessos era admirada por las culturas del mediterráneo, ocupando las líneas de autores como Estrabón, Plinio o Herótodo que cubrían de alabanzas a las gentes del sur de la península ibérica por su riqueza, sabiduría, pacifismo y desarrollo. Siglos más adelante, la vida de cualquier teutón o franco, podía escapárseles de las manos a su cirujano barbero durante la extracción de una muela, cuya complicación se solucionaba con sangrías y oraciones, mientras los médicos andalusíes operaban con precisión a sus pacientes de cataratas. La vanguardia europea históricamente ha hablado con acento andaluz, hasta que la nobleza castellana, la Iglesia, la intransigencia, el honor y Flandes, hicieron yerma nuestra fértil tierra con una estructura social e institucional que oxidaron la historia y realidad andaluza hasta encontrarnos en el punto actual. Recordemos que incluso el liberalismo en España y las experiencias políticas más progresistas, vinieron de la mano de andaluces como Mendizábal, Salmerón, Castelar, Alcalá Zamora, Victoria Kent, Lerroux o Martínez Barrio. Por lo tanto, el atraso social andaluz ha sido un largo paréntesis en nuestra historia, pero tan solo eso, vivimos en una tierra destinada en su origen a deslumbrar al mundo con su riqueza cultural e intelectual, Manuel de Falla, los hermanos Machado, Maimónides, Séneca, Averroes, Juan Ramón Jiménez y un interminable y exquisito etcétera demuestran que en el mundo de las artes, las letras, las ciencias y las libertades, hay espacio de sobra para el verde y blanco.

Artículo publicado en almeria360.com: Ley integral de transexualidad. Andalucía quiere volver a la vanguardia http://almeria360.com/opinion/06072014_ley-integral-de-transexualidad-andalucia-quiere-volver-la-vanguardia_111730.html

Como andalucista he de reconocer que en España y especialmente en Andalucía tenemos una buena situación legislativa en lo referente a los derechos del colectivo LGTB, la legalización del matrimonio homosexual, junto con la intención de la Junta de Andalucía de seguir atendiendo las necesidades de las personas transexuales, parecen ir en ese sentido. Pese a que la Ley reconoce el derecho a tener hijos, adoptar e incluso recurrir a la inseminación artificial, hay lagunas de la ley que no permiten a un hijo tener dos padres o dos madres, por lo tanto es necesario regular esta posibilidad para que el derecho a formar una familia sea una realidad. Tampoco podemos olvidar que formamos parte de la Unión Europea y que, a pesar de que se condena toda discriminación, incluida la discriminación por razones de sexo, ni se respetan plenamente los derechos de los homosexuales en todos los países de la UE, ni reconocen los mismos derechos a las personas LGTB. Es necesario legislar para que en toda la UE se reconozcan al menos, los derechos del país de origen de los ciudadanos. En estos tiempos de crisis que estamos viviendo, en los que los andaluces nos vemos obligados a emigrar para tener un trabajo que nos permita vivir, puede darse el caso de que una familia homoparental pierda todos sus derechos e incluso pase a ser ilegal en el país al que migran, o van de vacaciones. Se trata nada más y nada menos que de los Derechos Fundamentales de las personas. Desde el Partido andalucista de Almería, instamos al Parlamento Europeo, al Consejo Europeo y a todos los Gobiernos, incluidos el Gobierno de Andalucía y el Gobierno de España, a que se impliquen en la labor de que se reconozcan los Derechos Fundamentales a todas las personas de Europa, independientemente del país en el que se encuentren. Pero aún existe un grave problema de homofobia en España. Durante el año pasado en esta país se produjeron más de 1200 denuncias por delitos de odio, más de 400 por homofobia, por delante del racismo y las agresiones a discapacitados. En Almería, coincidiendo con el Día del Orgullo LGTB, una pareja fue víctima de un grave acto de violencia por homofobia, con el agravante de que uno de los agredidos tiene una grave enfermedad degenerativa y es septuagenario y el otro agredido ronda los sesenta años. Es paradójico que después de la agresión, mientras los agredidos tuvieron que ir al Hospital para que les dieran el tratamiento de urgencia y el correspondiente parte de lesiones que adjuntar a la denuncia, los presuntos autores, aunque identificados por testigos y por la propia policía, pudieron tomarse una cerveza sentados al fresquito de una terraza. Desde el Partido andalucista de Almería luchamos por una ciudad saludable, en la que la convivencia sea enriquecedora, en lugar de originar estrés y daños contra la integridad física y los Derechos Fundamentales de las personas. Luis J. Pasamar es secretario de política municipal del PA.Artículo publicado en almeria360.com: Sobre los derechos del colectivo LGTB http://almeria360.com/opinion/03072014_sobre-los-derechos-del-colectivo-lgtb_111554.html

Sobre los derechos del colectivo LGTBArtículo publicado en almeria360.com: Sobre los derechos del colectivo LGTB http://almeria360.com/opinion/03072014_sobre-los-derechos-del-colectivo-lgtb_111554.html

Sobre los derechos del colectivo LGTBArtículo publicado en almeria360.com: Sobre los derechos del colectivo LGTB http://almeria360.com/opinion/03072014_sobre-los-derechos-del-colectivo-lgtb_111554.html

Sobre los derechos del colectivo LGTBArtículo publicado en almeria360.com: Sobre los derechos del colectivo LGTB http://almeria360.com/opinion/03072014_sobre-los-derechos-del-colectivo-lgtb_111554.html

Sobre los derechos del colectivo LGTBArtículo publicado en almeria360.com: Sobre los derechos del colectivo LGTB http://almeria360.com/opinion/03072014_sobre-los-derechos-del-colectivo-lgtb_111554.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s